Las matemáticas en las obras de arte

          Sabemos que las matemáticas son necesarias para la vida, para el día a día: realizamos operaciones matemáticas cuando vamos a hacer la compra, medimos las horas, calculamos distancias…

            Pero las matemáticas inundan muchos más aspectos de la vida, como por ejemplo la cultura, y más aún las encontramos en las obras de arte. ¿Quién no ha mirado un cuadro y no ha pensado qué hay más allá de la imagen? Pues en muchos casos hay fórmulas matemáticas o cuerpos geométricos, o las matemáticas son utilizadas como un arma de proporciones o búsqueda de la perspectiva

la-gioconda.jpg¿Quién no ha oído hablar del número áureo, el cual está relacionado con cuadros como
La Gioconda”
de Da Vinci? No sólo este cuadro es el que guarda una relación con las matemáticas, sino también “Descubrimiento y milagro de la vera cruz” de Piero della Francesca lleno de figuras geométricas (óvalos, cilindros, círculos…) que proporcionan quietud a la escena; o aquellas obras de arte que buscan el punto de fuga o la perspectiva ayudándose de baldosas perfectamente proporcionadas, escaleras o arquitecturas incluidas en el cuadro como son “Muerte de
la Virgen”
de Mantegna o “Los desposorios de la Virgen” de Rafael

                desposorios.jpg      piero1.jpg      muertevirgen-mantegna.gif

            No podemos olvidarnos, por supuesto, y retrocediendo en el eje cronológico,  de Grecia. La belleza de este arte se fundamenta especialmente en la adecuada utilización de las medidas y las proporciones. El ser humano y su cuerpo eran la base esencial del arte griego, concepto que se retomó en el Renacimiento (período del cual son las obras nombradas antes). Los edificios griegos están proporcionados a la escala del ser humano, se valen de una proporción en armonía con él. Esto podemos observarlo en el conocido “Partenón” dentro de
la Acrópolis de Atenas, y dentro de la escultura conviene destacar a Polícleto, cuya máxima preocupación por las proporciones del cuerpo humano le llevó a formular un canon de proporciones perfectas, comprendido en su “Doríforo” . Cada una de las partes del cuerpo debía tener unas dimensiones adecuadas para componer el conjunto armónico, en el que la cabeza era la unidad de medida. El “Doríforo” tiene una altura igual a siete veces y media de la cabeza.

                     partenon-atenas.jpg                       doriforo_anteprima.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: